Los Latinos en los Estados Unidos Tienen Tasas Altas de Enfermedades de los Ojos y Deterioro Visual

Archived Page

The information on this page is archived and provided for reference purposes only. It was current when it was produced, but may now be out-of-date. Persons having difficulty accessing this information may contact kcl@nei.nih.gov for assistance. For reliable, current information on this and other topics, we recommend that you visit the National Eye Institute website index.

NEI Press Release: 

National Institutes of Health
National Eye Institute

08/09/04

Se pueden obtener rollos de video de calidad para transmisión (B-rolls) con exámenes de los ojos llamando al 301-496-5248. Para más información o para descargar las imágenes vaya a www.nei.nih.gov/latinoeyestudy/.

Según un estudio de investigación, los latinos que residen en los Estados Unidos tienen tasas altas de enfermedades de los ojos y deterioro visual, y es posible que un número considerable de ellos no sepa que tiene una enfermedad de los ojos. Este estudio, llamado el Estudio de Ojos Latinos de Los Angeles (LALES, por sus siglas en inglés), constituye el análisis epidemiológico más grande y completo del deterioro visual en los latinos llevado a cabo en los Estados Unidos. Fue financiado por el Instituto Nacional del Ojo (NEI, por sus siglas en inglés) y el Centro Nacional de Salud de Minorías y Disparidades en Salud (NCMHD, por sus siglas en inglés), ambos componentes de los Institutos Nacionales de la Salud del gobierno federal. Los resultados del estudio están publicados en las ediciones de junio, julio y agosto del 2004 de la revista médica Ophthalmology.

Los investigadores han encontrado que los latinos tienen altas tasas de retinopatía diabética, una complicación de los ojos causada por la diabetes; y de glaucoma de ángulo abierto, una enfermedad que daña el nervio óptico.

Los investigadores encargados del estudio realizaron una entrevista detallada de la salud y un examen clínico a más de 6.300 latinos, la mayoría mexicanoamericanos, mayores de 40 año de edad, del área de Los Angeles, para evaluar sus factores de riesgo para las enfermedades de los ojos y medir la calidad de vida con relación a su salud y a su visión. A cada participante se le hizo una prueba de sangre para la diabetes y un examen completo de los ojos que incluyó fotografías del fondo del ojo.

“Este estudio ha proporcionado los datos que tanto se necesitaban sobre enfermedades de los ojos en el grupo minoritario de más rápido crecimiento dentro de los Estados Unidos,” indicó Elías A. Zerhouni, M.D., director de los NIH.

“Se han realizado varios estudios epidemiológicos sobre la prevalencia y gravedad de las enfermedades de los ojos más importantes en poblaciones de blancos y negros, sin embargo, se han hecho relativamente pocos estudios similares en las poblaciones de latinos,” dijo Paul A. Sieving, M.D., Ph.D., director del NEI. “Este estudio destaca la importancia de proveer educación de la salud y cuidado de la visión a los latinos.”

Los investigadores notaron que muchos de los participantes del estudio no sabían que tenían una enfermedad de los ojos. Una de cada cinco personas con diabetes fue diagnosticada por primera vez durante el examen clínico para el LALES y se encontró que el 25 por ciento de estas personas tenían retinopatía diabética. En general, casi la mitad de todos los latinos con diabetes tenía retinopatía diabética. Entre los que tienen algunas señales de degeneración macular relacionada con la edad (AMD, por sus siglas en inglés), una enfermedad que puede conducir a la pérdida de la visión central, solamente el 57 por ciento indicó haber ido alguna vez a un oculista y solamente un 21 por ciento lo hacía anualmente. El 75 por ciento de los latinos con glaucoma e hipertensión ocular (presión alta dentro del ojo) no había sido diagnosticado hasta participar en el estudio LALES.

“Ya que la pérdida de la visión frecuentemente se puede reducir con exámenes completos de los ojos realizados periódicamente y con tratamiento a tiempo, se hace mayor la necesidad de implementar programas culturalmente apropiados para detectar y controlar las enfermedades de los ojos en esta población,” dijo Rohit Varma, doctor en medicina y salud pública (M.D., M.P.H.), y profesor asociado de Oftalmología y Medicina Preventiva en el Instituto de Ojos Doheny de la Escuela de Medicina Keck de la Universidad de California del Sur, y director del estudio. “Esto es particularmente evidente cuando se considera que los latinos, en comparación con otros grupos étnicos en los Estados Unidos, tienen una prevalencia alta de baja visión, retinopatía diabética y glaucoma. Normalmente, es mucho más probable que los latinos hayan recibido cuidados médicos generales que cuidados para sus ojos.”

El estudio encontró que:

  • El 3 por ciento de los participantes en el LALES tenían deterioro visual, lo que se define como teniendo una agudeza visual en el mejor ojo después de corrección de 20/40 o menos, y el 0.4 por ciento eran ciegos, que se define como teniendo una agudeza visual después de corrección de 20/200 o menos en el mejor ojo. Las tazas de prevalencia de deterioro visual en los latinos son más altas que aquellas reportadas para los blancos y se comparan a las reportadas para los negros. El deterioro visual aumenta con la edad. Los septuagenarios y octogenarios tienen ocho veces más probabilidad de tener un deterioro visual que los latinos más jóvenes. Otros factores de riesgo para el deterioro visual incluyen ser del sexo femenino, nivel bajo de educación, desempleo, historial de enfermedades de los ojos y diabetes.
  • Cerca de la mitad de todos los participantes del estudio que tienen diabetes-casi la cuarta parte de la población del LALES-tenían alguna señal de retinopatía diabética. Mientras más tiempo habían tenido la diabetes, más riesgo tenían de retinopatía. Además, más del 10 por ciento de los participantes con diabetes tenían edema macular (acumulación de líquido en el fondo del ojo), de los cuales el 60 por ciento tenían casos suficientemente graves para requerir tratamiento con láser. Los latinos tenían tasas más altas que los blancos de retinopatía diabética grave que amenazaba su visión.
  • La prevalencia general de glaucoma de ángulo abierto entre los latinos del estudio fue casi del 5 por ciento. Esta tasa aumenta con la edad yendo de alrededor de un 8 por ciento en el caso de los sexagenarios, a un 15 por ciento para los septuagenarios. Esto es más alto que la tasa reportada para los blancos y similar a la reportada para los negros en este país. Casi el 4 por ciento de los latinos tenían hipertensión ocular, un factor de riesgo para el glaucoma.
  • Alrededor del 10 por ciento de los participantes se consideraban a riesgo de progresar a etapas más avanzadas de AMD, y casi la cuarta parte de estas personas tenían señales de AMD en ambos ojos. Solamente 25 personas tenían AMD avanzada, una tasa de prevalencia del 0.5 por ciento. La edad era un factor fuerte de predicción para el desarrollo de etapas más avanzadas de AMD. Mientras que los latinos tenían señales tempranas de AMD en tasas similares a las de los blancos, las tasas de AMD avanzada eran más bajas que las de los blancos y parecidas a las de los negros.
  • Uno de cada cinco latinos adultos tenía cataratas. La mitad de los latinos con cataratas u otra opacificación del cristalino tenían deterioro visual.
  • Los latinos con deterioro visual, según diagnosticados en el examen de los ojos de este estudio, informaron tener una función visual más baja en un cuestionario. En particular, era más probable que aquellos cuya visión había empeorado por dos líneas o más en una tabla de ojos estándar informaran tener una calidad de vida inferior.

“Los datos del censo del 2000 muestran que el 12.5 por ciento de los residentes de este país, es decir, 35 millones de personas, son latinos,” dijo John Ruffin, Ph.D., director del NCMHD. “Se calcula que esa cifra aumentará a 61,4 millones para el año 2025. Este estudio reafirma la importancia de las enfermedades de los ojos y del deterioro visual en los latinos, y su significado para la salud pública,” indicó Ruffin.

Además del auspicio del NEI y del NCMHD, el estudio LALES recibió apoyo de Research to Prevent Blindness, Inc.


El Instituto Nacional del Ojo (NEI) realiza y apoya investigaciones que llevan a tratamientos que protegen la vista y juega un papel importante en la reducción del deterioro visual y de la ceguera. El NEI forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

El Centro Nacional de Salud de las Minorías y Disparidades en Salud (NCMHD) de los NIH lleva a cabo y financia la investigación, el adiestramiento, la difusión de información y otros programas destinados a reducir la incidencia y la prevalencia tan desproporcionadamente alta de la enfermedad, la carga que ésta representa, así como la mortalidad que afecta particularmente a ciertas poblaciones de los Estados Unidos, entre ellas las minorías étnicas y raciales, así como otros grupos cuyo estado de salud es sumamente disparejo, tal como los pobres en las áreas rurales y urbanos.

# # #

Citations

  • Varma R, Torres M, Los Angeles Latino Eye Study Group. Prevalence of Lens Opacities in Latinos: The Los Angeles Latino Eye Study. Ophthalmology. 2004 Aug. PubMed
  • Varma R, Ying-Lai M, Francis BA, Nguyen BB, Deneen J, Wilson MR, Azen SP, Los Angeles Latino Eye Study Group. Prevalence of Open-Angle Glaucoma and Ocular Hypertension in Latinos: The Los Angeles Latino Eye Study. Ophthalmology. 2004 Aug. PubMed